Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘ALIMENTACIÓN’ Category

¿Sabías que unos dibujos bonitos en platos y vasos puede estimular el apetito de tu pequeño?

Las vajillas infantiles son monísimas, y cada vez más -me dan ganas hasta a mí de quedarme con esos platos, pero es que además, se cuidan todos los detalles al máximo para que incluso comer se convierta en un proceso educativo.

Pensé en eso cuando vi la nueva vajilla de Philips Avent, que está decorada  con imágenes de un gracioso conejito que come zanahorias, rodeado de coloridos dibujos de hortalizas, números, animales… lo que te ayuda a la hora de contarle historias al pequeño mientras se alimenta, con dos objetivos: entretenerlo para que coma mejor, y que aprenda sin darse cuenta cosas como que las verduras están buenísimas o que las frutas crecen en árboles.

Esta vajilla, de hecho, está diseñada en colaboración con una psicóloga infantil, para que las comidas de tu hijo sean educativas, rápidas y fáciles, adaptándose además a la edad del niño: ya sea a partir de los 6, de los 12 o de los 18 meses.

Por otro lado, es fácil de limpiar, es apto para el microondas y el lavavajillas, cuenta con una base antideslizante para prevenir derrames y está fabricado sin BPA.

Otra cosa interesante es que los cubiertos tienen un mango largo, pensando para facilitar una mejor sujeción para manos pequeñas, de esta forma, se favorece el aprendizaje y la autonomía del pequeño.¡Una vajillada cuidada hasta el mínimo detalle!

Anuncios

Read Full Post »

Hasta los 6 mesesdel primer año de vida del bebé es estrictamente necesario el amamantar a los bebés debido a que se completa la formación de sus funciones intestinales por esta vía (por ejemplo, las enzimas que se encuentran en el estómago e intestino).

Tras el primer semestre, el niño comienza poco a poco a sustituir la ingesta de la leche materna por otros nuevos alimentos como por ejemplo los zumos, los yogures, piezas de fruta o los cereales.

A partir de los 6 meses es necesario el cambio de alimentación no sólo porque lo indique el pediatra, sino porque el bebé va progresivamente exigiéndolo y sus necesidades nutricionales cambian.

El bebé ya no puede mantener una alimentación única de lactancia materna. Si esto se llegara a producir, eso le llevaría a una desventaja nutricional.
El cambio de alimentación requiere ayuda y paciencia. Lo primero es tener control sobre las posibles intolerancias alimenticias, es decir, si algún alimento produce diarrea, aumento de fiebre, estriñimiento, u otro tipo de enfermedades al bebé.

El organismo del bebé debe irse acostumbrando progresivamente a ese cambio de alimentación.

A partir de los 7 meses, el niño reconoce las emociones primarias en las figuras cercanas que le cuidan, como la de sus hermanos, sus abuelos, su padre o su madre.

Para el cambio de transición de la lactancia a la alimentación, siguiendo las recomendaciones de la tabla anteriormente mencionada, el único problema que se presenta es el de la autoridad y firmeza en la decisión del cambio alimenticio, pues, quienes saben lo que necesita el bebé para continuar creciendo son los padres.

Es absolutamente contraproducente mantener a un bebé con lactancia materna exclusivamente después del primer año.

El bebé se podrá ver envuelto en un riesgo grave de desnutrición.
Si el bebé llora porque no quiere comer, y los padres recurren al pediatra, puede que él recomiende el uso de jarabes o complementos para el apetito. Pero si aún así no cesa el llanto del bebé y no hay ninguna evidencia de intolerancia alimenticia, hay que pensar que los padres deben tener poca tolerancia a los llantos o mucho temor de que su hijo no coma nada.

El ritmo de alimentación de un niño de 1 año debe obedecer a su necesidad nutricional, a su actividad física y eliminación.
Por tanto, hay que darle de comer hasta que tenga hambre, porque aún cuando sea algo que normalmente rechaza, con hambre lo aceptará.

En principio, introducir un alimento nuevo se tarda unos 2 ó 3 días y luego se establece un patrón de horarios normal en los que requiere alimentación.

Ejemplo: biberón de mañana, fruta o yogurt a media mañana, comida o almuerzo, merienda, biberón o cena por la noche según sea necesario.

Read Full Post »

Como hemos hablado en mas de una ocasion, amamantar al bebé es la mejor decision que puede tomar la madre para prolongar su cuidado, proveerle las defensas necesarias para su desarrollo, y procurarle un crecimiento sano, pero lo cierto es que llega un momento en el que hay que destetarlos.

La Liga Internacional de la Leche, recomienda unos pasos para dejar de amamantar, que segun se ha investigado son los mas practicos y efectivos a la hora de querer conseguir un buen destete en un niño  deambulador.
A continuacion daremos los pasos para dejar de amamantar recomendados por entidades de gran renombre:

En primer lugar hay que poner en practica la teoria de “no ofrezca, no rehuse”, que se debe llevar adelante tal y como se entiende, no ofrecerle el pecho al bebé, pero tampoco negarselo si este lo solicita, de esta manera no se estara forzando a ninguna de las partes, y la reduccion de sesiones de lactancia se ira dando poco a poco.

Hacer un convenio con el bebé sobre donde tendra lugar la hora de mamar tambien es un beneficio, dado que el niño dejara de pedirla en cualquier momento y lugar, y sabra que solo hay un horario y un sitio para hacerlo.

La madre tiene que regular el tiempo que dura la toma de leche, consiguiendo hacer algunas cada vez mas cortas. Los mejores recursos para hacerlo es distraerlo con algo en la television, con algun juguete que le guste, o alguna actividad que le resulte interesante.

Existen momento de real alimentacion en la lactancia, y otras sesiones de amamantamiento que no son necesarias y se vuelven casi costumbre por parte de ambos, una buena idea es la de distraer al pequeño justo antes de esas mamadas poco importantes, para esto se puede contar con la ayuda de un familiar para generar una distraccion.

Hay que tener en cuenta que las mamadas importantes, como las de antes de dormir, son las ultimas en dejarse.

Otro punto importante es el de evitar los lugares acostumbrados en el hogar donde la madre suele amamantar al niño, como la mecedora, la cama, alguna silla en especial, o un sillon mullido, para que el pequeño no asocie el lugar con sus ganas infundadas de tomar la teta.

Hacerlo sentir mas grande tambien sera un paso adelante para dejar de amamantarlo, pedirle ayuda en tareas simples, hacer diferentes actividades en los horarios en los que regularmente se lo amamantaba, salir de paseo o felicitarlo sus avances, son agregados sumamente productivos.

Por ultimo la madre debe limitar la toma, comenzando por darle de beber solamente de un pecho, eligiendo el que menor produccion de leche presente, y haciendo las ingestas menos prolongadas. Su propio cuerpo ira limitando la produccion lactea como es debido.

Read Full Post »

Antes de cumplir un año de edad, los bebés deben comer frutas y verduras vaporizadas, no hervidas, para evitar que pierdan sus nutrientes.

Además, las papillas de frutas deben prepararse con todo y cáscara. Fresas, naranjas, embutidos y galletas procesadas se recomiendan hasta después del primer año de vida.

Read Full Post »

Un estudio ha demostrado algo que seguramente preocupará a todos los padres, dado que aparentemente los bebés que toman biberón corren riesgo de obesidad, mas específicamente, son más propensos a la gordura en la vida adulta.
Según se ha demostrado por lo menos un 20% de la obesidad en adultos ha sido ocasionada por un exceso de alimentación durante su infancia, datos que han sido lanzados por el experto Atul Singhal, del Centro de Investigación de Nutrición en la Infancia del Instituto de Salud Infantil en Londres.
Ya hemos hablado en muchas ocasiones de que siempre que se pueda es preferente que los bebé sean alimentados con la leche materna, pero ahora se sabe que ademas es beneficioso en este aspecto ya que de esta forma limitan su propia ingesta de leche, puesto que para obtenerla deben hacer un esfuerzo de succión, mientras que los bebés que toman el biberón están tumbados unicamente recibiendo el alimento, por lo que consumen aquella cantidad que se les dá.
Los bebés que toman biberón corren riesgo de obesidad entonces porque según se saben es mayor la cantidad de veces en la que ingieren mayores cantidades de leche que las que realmente necesitan, lo cual les abriría el apetito de cara a futuro, acostumbrados ya a raciones mucho más generosas de les corresponden.
El estudio que demuestra que los bebés que toman biberón corren riesgo de obesidad ha sido publicado en el dia de hoy en el “American Journal of Clinical Nutrition”, donde afirman que esos bebés:
“están expuestos a alimentos altos en proteínas y en grasas, son más propensos a convertirse en obesos”.
Lo que aconsejan en base a estos descubrimientos, que vale aclarar no se da en todos los casos, sino que es apenas una posibilidad, es que los padres y profesionales racionen la alimentación de los niños, para cuidar de no sobrealimentarlo mientras éste se encuentre sano y en peso.
De todas formas es bueno tener en cuenta aún cuando los niños ya no toman biberón que esta demostrado que el exceso de nutrición en los primeros años de vida conduce inequivocamente a la obesidad y el sobrepeso en la vida adulta.

Read Full Post »

 

Generalmente desde los 6 meses de edad los bebés deben complementar su alimentación, las frutas son uno de los alimentos que iniciarán su aparición en el menú del pequeño. Una gran fuente de vitaminas natural que pueden ayudarnos a mantener sano a nuestro bebé e ir acostumbrándolo a probar nuevos sabores.

La fruta es un gran alimento y debe incluirse en la dieta del bebé; existen una gran variedad de frutas que podemos dar a nuestros pequeños; aquí algunas recomendaciones:

Consumir a partir de los 6 meses

– MANDARINA: Fuente de vitamina A y vitamina C.
– MANZANA: Fuente de vitamina A y fibra soluble que ayuda al tráfico intestinal. A partir de los 2 años podrá comerla a mordisco pero siempre bajo supervisión.
– NARANJA: Fuente de vitamina A y vitamina C. Siempre se encontrará en el mercado porque no es una fruta estacional.

Consumir a partir de los 7 meses

– CIRUELA: Fuente de fibra.
– KIWI: Fuente de vitamina C.
– MELON: Fuente de vitamina A, vitamina C y Potasio.
– UVAS: Fuente de vitamina A, vitamina B y vitamina C. A partir de los 2 años podrá comerlas enteras pero siempre bajo supervisión.

Consumir a partir de los 9 meses

– CEREZA: Fuente de vitamina A. Tenga en cuenta que la cereza teñirá las deposiciones del bebé, no se asuste.
– MANGO: Fuente de vitamina A.

Consumir a partir de los 12 meses

– FRESA: Fuente de vitamina C. Sería bueno consultar a nuestro médico ya que en algunos niños puede generar alergias.

 

Read Full Post »

« Newer Posts