Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘PSICOLOGÍA’ Category

Cuando está por llegar un nuevo integrante a la familia se producen trasformaciones en todos los integrantes de la misma. A nosotras como madres nos pueden llegar a aparecer dudas acerca de la capacidad que tendremos para esta nueva responsabilidad. Los padres también pueden sentirse temerosos, pero como adultos posiblemente tengamos más herramientas para manejar estas sensaciones.

El problema son los más pequeños del hogar, ellos inevitablemente pasaran por períodos de celos que a su vez generaran sentimientos encontrados.
Cuando un niño va a tener un hermano, aparecerá la curiosidad. Ellos verán como va creciendo la panza y tendrán miles de preguntas, al igual que cuando nazca el bebé. Para los hermanos ‘mayores’ estar en contacto con un recién nacido es toda una fuente de conocimientos. Muchos pasaran horas mirando cómo se mueve o cómo se alimenta a través de la lactancia y querrán participar en sus baños.
Aparecerá el sentimiento de orgullo, que será repartido por celos.

Es muy normal que el pequeño tenga un conjunto de expectativas que finalmente su pequeño hermano no pueda cumplir, lo que provocará cierta decepción.

Él pensará que su hermano jugará con él desde el mismo día que llegue a su casa, sin entender que deberá esperar unos cuantos meses para que pueda hacerlo, y que al mostrarle sus juguetes, el bebé no reaccionará según lo previsto. Por eso debemos hablar con ellos y reubicarlos en la situación.

Como padres no debemos gastar muchas energías ni esforzarnos para cambiar los sentimientos de los niños, después de todo, de eso se trata, son sentimientos, y no los pueden controlar. Lo que debemos hacer es hacerles sentir seguridad con respecto a nuestros sentimientos con ellos.

Ellos no deben pensar que los dejamos de querer, por eso debemos explicarles que los bebés recién nacidos llevan más tiempo por los cuidados que requieren.

Pero no debes preocuparte, tener hermanos es maravilloso, es tener un compañero para toda la vida con el que se compartirá momentos muy importantes y gratificantes.

Anuncios

Read Full Post »

Los niños pequeños muchas veces suelen decir mentiras. Claro está que como mentiras, los padres quieren que dejen de decirlas y que aprendan que son algo negativo que no debe repetirse. Pero cabe preguntarse algo, de tan pequeños, ¿cuáles son los motivos por los que los niños mienten? a esa edad los niños no tienen maldad, por lo que es importante comprender el verdadero motivo.

Probablemente  los niño comiencen a mentir como un juego. es divertido ocultar cosas, hacer que los padres adivinen, entre otros juegos que suelen hacerse, pero luego esto se convertirá en una mentira que puede repetirse y repetirse hasta tornarse costumbre, y es aquí donde debemos marcar los límites, porque muchas veces los niños no lo conocen y sienten que continúan en un juego.

Varios son los motivos por lo que los niños mienten, en un principio y una de las causas más frecuentes es la imitación. A ellos les encanta cuando hacen reír a los mayores, y suelen además, adoptar el modelo de los más grandes, imitándolos y observando todo lo que ellos hacen. La ocasiones en les que le exigimos mucho, también son una oportunidad para que ello mientan, lo ven como un escape de la realidad.

Finalmente encontramos los nervios, en caso de sentirse presionados por diferentes circuntancias, lo niños suelen mentir, pero no siempre sin tener ganas de esto.

En caso de que estemos hablando de hijos algo más grande, suelen mentir para ocultar temas serios, por lo que siempre es buenom antener una relacionde confianza con ellos que les permita indicarnos lo que sienten sin necesidad de atravesar estas situaciones.

Read Full Post »

Muchos padres creen que la sexualiad comienza en la adolescencia, y esperan a que recién en esa etapa, sus hijos comiencen a hacerle preguntas acerca de su vida sexual, con dudas y planteos. Los padres creen que recién en esa época tendrán que pasar por estas situaciones, hasta que la realidad los sitúa enotro lugar.

Un tema son las preguntas y los cuestionamientos de sus hijos, pero otro es cuando comienzan a tener vida sexual.

La sexualidad se expresa siempre desde muy temprana edad, y los niños desde muy pequeños, comienzan a tocar sus genitales, comienzan a explorarse y a conocerse, en una de las etapas más importantes y por sobre todo, totalmente normal.

Muchos padres percen aterrarse ante esta situación y prefieren no saber nada de estas situaciones, pero lo cierto es que es una etapa por la que todos pasamos y es también parte de nuestro autonococimiento.
Es imporante que los padres desde su lugar, acompañen este proceso de crecimiento que atraviesan los á pequeños, es parte de un crecimiento y conocimiento que todos deberán pasar y que es totalmente natural.

Aquí no caben palabras de insulto y mucho  menos de represión hacia estos actos, la libertad es algo fundamental para el correcto crecimiento de los niños, y cuando se trata de su sexualidad y de su propio cuerpo, aún más.

Debemos tener claro que el autoconocimiento, la masturbación, las preguntas que hacen desde chiquitos, y tods sus dudas, son aparte de un proceso que comienza de chicos y que no culmina jamás, que es parte de la vida y que hará que cada uno explore y se conozca, y forme su sexualidad de la manera más natural posible.

Read Full Post »

Los niños pequeños utilizan ambas manos de forma indistinta. ¿Cuándo empiezan a demostrar preferencia por una u otra mano? ¿En qué momento se puede determinar que el niño es zurdo?

Normalmente, hay que esperar hasta los dos años para saber si el niño es zurdo.

La razón principal es que, antes de esta edad, los niños son ambidiestros, y no manifiestan una preferencia especial por ninguna de las dos manos.
•    El uso predominante de la mano izquierda se consolida alrededor de los cuatro años, pero muchos zurdos pueden seguir realizando actividades con la mano derecha.
•    Para saber si el niño será zurdo o no, se puede observar con qué mano coge los objetos que le ofreces, con qué mano ordena los juguetes, con qué pie golpea la pelota o con qué ojo mira dentro de un tubo, a modo de telescopio.

No obstante, no hay que olvidarse que se puede ser zurdo de pie o de ojo, y no de mano, y viceversa.

La zurdera no es una característica hereditaria y, curiosamente, está más difundida entre los gemelos, por causas que, hasta ahora, se desconocen.

Read Full Post »

Entre los padres y sus bebés se crea un fuerte vínculo de unión o apego. Este vínculo hace que los padres deseen colmar a su pequeño de amor y cariño, protegerlo, alimentarlo y cuidarlo en todos los sentidos. Este vínculo hace que los padres se levanten a media noche para alimentar al bebé cuando éste tiene hambre y les hace estar pendientes de su amplia gama de llantos y gimoteos.

Los científicos todavía están investigando y aprendiendo muchas cosas sobre cómo se establece este vínculo. Saben que este fuerte vínculo proporciona al bebé el primer modelo de relaciones íntimas y favorece la seguridad en sí mismo y la autoestima. Y la medida en que los padres respondan a las señales del lactante puede repercutir sobre su desarrollo social y cognitivo.

¿Por qué es tan importante ese vínculo?

La formación del vínculo es algo fundamental para un bebé. Estudios sobre monos recién nacidos con maniquís que hacían las veces de madres mostraron que, a pesar de los esfuerzos de los lactantes por obtener una respuesta de sus “madres” tocándolas y abrazándolas, la ausencia de respuesta materna provocó problemas de desarrollo, tristeza y retraso del crecimiento en los pequeños. Los científicos sospechan que la imposibilidad de establecer un vínculo de apego en bebés humanos provoca problemas similares.

La mayoría de lactantes están preparados para vincularse inmediatamente a sus cuidadores. Por su parte, los padres, pueden reaccionar de maneras diferentes ante el recién nacido. Muchos padres sienten un fuerte apego por el bebé durante los primeros minutos o días de vida del pequeño. A otros –sobre todo si el bebé es adoptado o a estado en la unidad de cuidados intensivos– puede costarles más tiempo.

Pero la formación del vínculo es un proceso, no algo que ocurra en pocos minutos ni que tenga que ocurrir necesariamente durante un período de tiempo limitado tras el nacimiento del bebé. Para muchos padres, el apego es una consecuencia de los cuidados diarios que suministran al pequeño. Tal vez usted no se dé cuenta de que está formando ese vínculo con su hijo hasta que observe su primera sonrisa y, de repente, se dé cuenta de que le invade un profundo sentimiento de ternura y dicha.

¿Qué habilidades tiene el bebé para formar ese vínculo?

Los padres de recién nacidos generalmente necesitan cierto tiempo para entender las verdaderas capacidades del pequeño y todas las formas en que pueden relacionarse con él:

* El tacto es una de las primeras formas de comunicarse que tiene un bebé; los bebés responden enseguida al contacto piel a piel. Es tranquilizador tanto para el bebé como para los padres, al tiempo que favorece el crecimiento y desarrollo saludable del pequeño.
* El contacto ocular también es una forma de comunicarse a distancias cortas.
* Los bebés pueden seguir con la vista objetos en movimiento.
* Los bebés intentan desde muy pronto imitar las expresiones faciales y los gestos que ven.
* Los bebés prefieren las voces humanas y disfrutan vocalizando en sus primeros intentos de comunicarse vocalmente.

Cómo establecer un vínculo de apego

Establecer un vínculo de apego con su bebé será probablemente uno de los aspectos más placenteros de su cuidado. Usted puede empezar a establecer ese vínculo meciendo al pequeño en su regazo y acariciándolo suavemente de distintas formas. Si usted y su pareja cogen en brazos, tocan y acarician al bebé frecuentemente, su pequeño aprenderá pronto a distinguir entre ambas formas de relacionarse táctilmente con él. Ambos deberían también establecer contacto “piel a piel” con el recién nacido dejando que se acurruque y apretuje contra su piel desnuda mientras lo alimentan o mecen.

Los bebés, sobre todo los prematuros y los que tienen problemas médicos, suelen responder bien al masaje infantil. Puesto que los bebés son más delicados que los adultos, los masajes deben darse con mucha suavidad. Antes de probar el masaje infantil, asegurarse de informarse adecuadamente sobre las técnicas adecuadas consultando libros, videos o Internet. También puede contactar con su hospital local para averiguar si en la zona donde vive hay algún centro donde imparten clases de masaje para bebés.

La formación del vínculo también suele ocurrir de forma natural casi inmediatamente en la madre, independientemente de que amamante al bebé o le dé el biberón. Los bebés responden al olor y el tacto de sus madres, así como a la receptividad de ambos progenitores a sus necesidades. En los partos sin complicaciones, es recomendable que la madre aproveche el período de alerta y mayor receptividad del bebé inmediatamente después del parto para amamantar y establecer contacto con el bebé. De todos modos, esto no siempre es posible y, aunque es lo más deseable, no es necesario para establecer una relación materno-filial sana.

A los padres adoptivos les puede preocupar la posibilidad de que no puedan establecer un vínculo de apego con el bebé. Aunque unas veces ocurre antes y otras más tarde, los padres adoptivos pueden vincularse a sus hijos igual de bien que los padres biológicos.

El vínculo con papá

Los hombres de hoy en día pasan más tiempo con sus bebés que los de la anterior generación. A pesar de que los padres a menudo desean con todas sus fuerzas establecer un contacto más estrecho con sus bebés, la formación del vínculo a menudo ocurre con posterioridad en los padres que en las madres, en parte porque ellos no establecen tan pronto el contacto de la lactancia que establecen muchas madres.

Pero los padres deberían ser conscientes, desde el principio, que el hecho de establecer un vínculo de apego con su hijo no es cuestión de convertirse en una segunda mamá. De hecho, algunas personas creen que los recién nacidos tienden a parecerse a sus padres para que éstos establezcan más fácilmente un vínculo con ellos. En muchos casos, los padres realizan actividades especiales con sus bebés. Y ambos progenitores se benefician considerablemente cuando pueden apoyarse y ayudarse mutuamente en el cuidado del bebé.

Las actividades de formación del vínculo en que pueden participar ambos progenitores incluyen:

* Participar conjuntamente en el parto.
* Alimentar al bebé (sea con leche materna o artificial); un padre puede establecer un vínculo especial con el bebé levantándose a media noche para darle el biberón y cambiarle los pañales al pequeño.
* Leerle cuentos o cantarle canciones al bebé.
* Bañarse con el bebé.
* Imitar los movimientos del bebé.
* Imitar los ruiditos, balbuceos y otras vocalizaciones del bebé –sus primeros intentos de comunicarse.
* Utilizar un “canguro portabebés” que permita establecer contacto ocular con el bebé durante las actividades cotidianas.
* Dejar que el bebé toque a los padres –por ejemplo, palpando las distintas texturas de la cara de papá y mamá.

Construir una red de apoyo

Por supuesto, a una madre le resultará más fácil establecer un vínculo de apego con su bebé si la gente que le rodea le apoya y le ayuda a adquirir confianza en sus habilidades maternales. Éste es el motivo de que los expertos recomienden que la madre tenga al bebé en su habitación durante el posparto. Esto le ayudará a adquirir mayor seguridad en sus habilidades como madre al tiempo que el personal le proporciona apoyo emocional y consejos útiles. Este tipo de sistema de apoyo es especialmente importante para los padres de bebés prematuros o con necesidades especiales, que es probable que no respondan tan pronto o tan fácilmente como otros bebés.

Al principio, cuidar de un recién nacido puede requerir toda su atención y energía –especialmente si ha optado por la lactancia materna. Le resultará mucho más fácil establecer un vínculo de apego si no está agotada por las demás tareas domésticas, como limpiar la casa, cocinar y lavar la ropa. Siempre es de gran ayuda que el padre de una mano con las tareas domesticas para aliviar a la madre de esas tareas, aparte de darle mucho apoyo emocional.

Y es una gran idea aceptar los ofrecimientos de ayuda de familiares y amigos durante los días –o incluso semanas- inmediatamente posteriores a la llegada del bebé a casa. De todos modos, puesto que tener a mucha gente en casa durante esos días de tanto ajetreo puede resultarle molesto, agobiante o estresante, puede pedir que le ayuden haciéndole la compra, trayéndole comida preparada a casa, sacando al perro o realizando alguna actividad fuera de casa con algún hermano mayor del bebé.

Factores que pueden repercutir sobre la formación del vínculo

La formación del vínculo se puede retrasar por diversos motivos. Es posible que los padres en ciernes se hayan formado una imagen de su futuro bebé caracterizada por determinados rasgos físicos e intelectuales. Cuando, tras el nacimiento o la adopción, se encuentran con un bebé de carne y hueso, es posible que la realidad les obligue a modificar su imagen mental. Puesto que la cara del bebé es un instrumento de comunicación fundamental, desempeña un papel crítico en la formación del vínculo y del apego.

Las hormonas también pueden influir significativamente en la formación del vínculo. El hecho de amamantar al bebé durante las horas inmediatamente posteriores al parto provoca la secreción de muchas hormonas diferentes en el cuerpo de la madre. A algunas madres les resulta difícil establecer un vínculo con el bebé porque las hormonas están causando verdaderos estragos en su organismo, y desarrollan una depresión posparto. La formación del vínculo también se puede retrasar si la madre está agotada y muy dolorida tras un parto largo y difícil.

Si su bebé tiene que pasar al principio algún tiempo en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), es posible que a usted le impresione y le imponga mucho la complejidad del equipo al que está conectado. Pero, aún y todo, seguirá siendo importante que establezca un vínculo de apego con él. El personal hospitalario le ayudará a coger en brazos al bebé a través de las aberturas de la incubadora y le animará a pasar tiempo observando, tocando y hablando con su pequeño. El bebé le conocerá pronto y responderá a su voz y a su contacto. El personal de enfermería indicará cómo debe bañar y alimentar al bebé. Si le está dando la leche que se ha extraído previamente utilizando un extractor, el personal hospitalario podrá ayudarle a hacer la transición del biberón al pecho antes de llevarse al bebé a casa. Algunas unidades de cuidados intensivos ofrecen la posibilidad de que el bebé pase varias noches en la misma habitación que la madre antes de darle el alta hospitalaria para facilitar esta transición.

¿Y si surgen problemas?

Si tiene la sensación de que todavía no se ha formado un vínculo de apego entre usted y su bebé cuando lo lleve a la primera visita de seguimiento tras recibir el alta hospitalaria, coménteselo al pediatra. Puede ser un signo de depresión posparto. O es posible que la formación del vínculo se esté retrasando porque el bebé ha tenido problemas de salud importantes o impredecibles. En cualquier caso, cuanto antes se aborde el problema, mejor. Los profesionales de la salud están acostumbrados a abordar este tipo de cuestiones y podrán ayudarle a establecer un vínculo de apego con su hijo que durará toda la vida.

Asimismo, también suele ayudar bastante el hecho de compartir los sentimientos para con el bebé con otros padres de recién nacidos. Pida información a su monitora de preparación para el parto sobre centros donde se impartan clases de habilidades parentales para padres de recién nacidos.

La formación del vínculo es una experiencia personal y compleja que requiere tiempo. No hay ninguna fórmula mágica para llevarla acabo y tampoco se puede forzar. Mientras se colmen las necesidades básicas del bebé, él no sufrirá por el hecho de que al principio el vínculo materno-filial no sea muy fuerte. A medida que usted se sienta más cómoda y más tranquila con el bebé y su nueva rutina se haga más predecible, tanto usted como su pareja se sentirán más seguros sobre todos los sorprendentes aspectos implicados en el proceso de criar a un hijo.

Read Full Post »

Habitualmente se denomina al niño que se encuentra en este período como deambulador, ya que se caracteriza por una conducta predominantemente motora.

El grupo de niños de esta edad tiene un tiempo de atención limitada, y en todas las actividades que se realicen es de fundamental importancia la intervención del adulto.

Los niños de esta edad buscan su independencia y desplazarse libremente, necesitan tocar, manipular, explorar el medio lo cual obliga al adulto a estar atento a sus iniciativas.

Piaget distingue cinco conductas que aparecen casi simultáneamente en los niños en el curso del segundo ano de vida: la imitación diferida (cuando el niño reproduce gestos, movimientos o palabras de otras personas en ausencia de estas), el juego simbólico (aquel en donde los niños “hacen como si” fuera verdad imitando roles), el dibujo (por pequeños que sean sus diseños, es capaz de darles significados si encuentra alguien interesado en su producción), la imagen mental (logra su permanencia en la mente del niño cuando puede evocar objetos, personas o situaciones no presentes) y la evocación verbal de acontecimientos (expresarse a través de balbuceos o palabras, que pueden ser acompañadas por gestos, señalando alguna acción que se produce, por ejemplo diciendo “uuhh!” y/o tomándose la cabeza con las manos, cuando algo se cae).

Aspecto Motriz:
A partir de los 12 meses pueden sostener su peso en la posición de pie y mantener el equilibrio cinético caminando, al comienzo con algún sostén. No obstante, mantiene flexionadas las rodillas y balancea los brazos para reforzar este precario equilibrio hasta alrededor de los 18 meses.

Tipos de estimulación:

Reconocimiento de partes del cuerpo: juegos imitativos con manos, ojos, y boca, palmoteos en diferentes partes del cuerpo, hacerse chiquititos, etc.

Afianzamiento de la marcha:

caminar tomados de la mano, utilizar juguetes de arrastre y pelotas para realizar diferentes acciones, etc.Relación óculo-manual y experimentación con objetos variados: actividades con elementos que motiven a los niños a realizar acciones como: poner, sacar; con cajas, canastos, juegos de emboque, etc. También, juegos imitativos: con muñecas, cunitas, cucharas, cocina, etc. Acompañar las acciones de canciones : sonidos, onomatopeyas, frases, mostrarles imágenes mientras se les habla o relata un cuento-poesía-rima.
Aspecto Socio-afectivo:
El niño puede voluntariamente alejarse de su mamá y volver a ella cuando lo desee.Acepta separaciones por lapsos cortos de manera gradual.

Pertenencia del objeto:

el niño aprende a buscar el objeto en el último lugar en que lo vio desaparecer. Hay un proceso en la diferenciación del objeto en si, respecto de sus acciones hacia el.

Trata de compartir su juego con el adulto.Comienza a interactuar de manera más activa con otros niños, gustando examinarse entre sí, mediante abrazos o empujones.

Límites:

los deambuladores son niños activos, con un gusto por la exploración y experimentación vigorosa y rigurosa. Debido a esta movilidad activa es que se hacen necesarios los límites. Estos deben no ser considerados como restricciones, sino como “medios para canalizar la conducta del niño de áreas de restricciones a áreas de libertad” por ejemplo: no podrá romper un libro como ser un diccionario pero se le puede poner a su alcance algún material del cual pueda disponer y manipular a su manera. Esto significa ponerlos a la vista del niño evitando así la necesidad de una prohibición. La firmeza y consistencia de los límites necesarios deberán ser balancazos por una cierta medida de flexibilidad por una disposición que permita al niño aprender por si mismo.Tiene períodos muy breves de atención.

Aspecto Intelectual:
Se constituyen nuevos esquemas, hay experimentación e investigación sobre todo aquello que es nuevo. La coordinación de los esquemas esta dirigida por la búsqueda de nuevos medios (utiliza los esquemas que posee, y ya conoce, para hallar nuevos).

Conducta de soporte:

acerca objetos alejados tirando hacia si del soporte en el que están colocados, por ejemplo, un niño quiere agarrar un juguete que esta sobre una manta y logra hacerlo tirando de ella. El niño tantea para lograr un objetivo y esto supone una nueva acomodación de los esquemas que posee a la nueva experiencia.
Conducta del cordel:

acerca el objeto mediante el cordel por ejemplo: tira una soga para que el camión que esta sujetado por ella llegue hasta el. Aquí se realiza una acomodación de tanteo dirigida por un esquema de asimilación.

Conducta del bastón:

se trata de llagar al objeto utilizando un elemento auxiliar, por ejemplo: el niño alcanza el objeto ayudándose con una varilla o bastón. Llega a la utilización de este elemento por tanteo y experimentación activa.
El juego es el centro de sus movimientos; a través de él reproduce lo que más le impresiona o le agrada, asimila la realidad del mundo que lo rodea, vuelve a vivirla para dominarla o cambiarla. Es el comienzo del juego simbólico: hacer dormir a la muñeca, cantarles, darle de comer, y otra serie de acciones que imitan el comportamiento de los adultos hacia él o de él mismo. Su conducta es egocéntrica, aunque le gusta jugar en compañía de sus pares -juego paralelo- y goza repitiendo acciones sobre objetos para ejercer su habilidad.Disfruta manipulando masa, gustándole tocarla, apretarla, sacar y poner, abrir y cerrar. También se entusiasma garabateando con crayones o tizas.

Comienza a darles nombre a sus trazos pero si, en otro momento, la docente le muestra el mismo dibujo, no reconoce los trazos y cambiará los objetos o personas mencionadas.Comienza con la construcciones, en las que el aplica sin discriminación de color ni tamaño, hasta la construcción en la que hay sentido constructivo y creador.
Le agradan los juegos de construcción, los cuales mantienen su carácter de juego de ejercicio. En un primer momento, el niño juega solo limitándose a manipular y llevar de un lado a otro los bloques y apilarlos en montones irregulares. A través de estos juegos de construcciones y el placer que encuentra en hacerlas y derribarlas son actitudes en donde el niño afirma su “yo”.
Lenguaje:
El niño de esta edad comienza la etapa de adquisición del lenguaje, pero en un primer momento su preocupación por caminar y explorar le hacen olvidar el hablar.

Nombra objetos únicos sin clasificar.No usa palabras para hechos no observables, aprendiendo el nombre de aquello que sí experimentó.

Presta atención y comprende aquellas palabras que usan los adultos, especialmente aquellas que designan cosas de su interés.

Tiene un vocabulario personal, subjetivo (nombra cosas que le agradan y las que no).Posee una gramática pasiva que le permite entender muchas oraciones emitidas por los adultos.

Comienza a utilizar palabras que designan sus comidas preferidas, sus prendas de vestir, animales, juguetes, personas, etc.Comienza a combinar dos palabras en sus emisiones: gramática activa.A medida que madura comienza a sentir la necesidad de decir otras cosas para lo cual usa lo que ya sabía, más otras palabras nuevas que incorpora.

Comienza a utilizar el lenguaje para: expresar sus sentimientos, establecer contacto afectivo, comunicarse con el adulto.

Aparecen frases pivotales: primer tipo de frase de 2 palabras.

Consiste en una palabra que funciona como eje (pivote) por ejemplo: mío, quiero, no, y otra palabra con la que articula para formar una estructura “mía mama”.

Se destaca el uso de la palabra pivotal “NO”.

Read Full Post »

DE 0-30 DIAS DE NACIDO:

a. Pásale el pezón o dedo alrededor de la boca y oprímele suavemente los labios, de este modo se ejercitan los músculos de la cara, lengua y garganta.

b. Lleva al niño a un lugar muy poco iluminado alternativamente, cuando esté despierto de noche, prende y apaga la luz varias veces.

c. Coloca tu rostro frente al niño, a unos 20 cms. de distancia, muévelo lentamente hacia uno y otro lado, hacia arriba y hacia abajo, desarrolla así el bebé los músculos de los ojos.

d. Voltea la cabeza para buscar la voz de quien le habla.

e. Habla cerca del oído del bebé y pronuncia dulcemente su nombre en ambos oídos.

f. Mueve los brazos y piernas tratando de cruzarlos en la línea media corporal, cuando el niño esté despierto.

g. Coloca tu dedo en la palma de la mano, rózalo suavemente el dorso de la mano.

h. Coloca el bebé boca abajo, háblale y llámalo por su nombre mientras te mueves cerca de él para que te preste atención.

i. Coloca el bebé boca arriba en una esterilla y déjale juguetes a ambos lados del cuerpo.

j. Sienta el bebé sobre almohadones para que se apoye. Darle juguetes de diversos colores y tamaño uno por vez.

k. Cuando el niño esté llorando cálmalo y háblale en un tono de voz acorde a las necesidades que él te ha expresado, si está molesto háblale en tono de preocupación, si te reclama háblale alegremente, así aprende diferentes expresiones del rostro, si te sientes alegre, triste, cansada o molesta.

l. Recuerda de recompensar con besos y caricias cada conducta que realiza o alcanza.

PRIMER MES

Levanta la cabeza brevemente..

Mantiene usualmente los puños cerrados..

Se fija en las caras y objetos..

Responde a la voz humana..

Los reflejos de tornan más eficientes..

Los patrones diarios de sueño, llanto y alimentación, son muy desordenados..

Está alerta durante una de cada diez horas.

a. Muéstrele un objeto de color llamativo como el rojo, amarillo o anaranjado a una distancia de 20 cms., cuando el niño capte el objeto, muévalo de izquierda a derecha. En la noche encienda luces de colores (navi-dad), con el mismo fin, por espacio de 100 minutos.

b. Coloque un móvil de colores llamativos, si es posible coloque en el móvil caras sonrientes.

c. Háblele y cante al bebé cuando esté despierto, siempre usando varios tonos de voz, remede el llanto del niño. Encienda la radio 10 minutos 3-4 veces al día, alternando el aparato a cada lado del oído. Suene una maraca o campana en él ángulo visual y suénela cuando la vea.

d. Acaricie manualmente al niño y con objetos de diferente textura, sumerja la mano del bebé alternativamente en agua fría y tibia.

e. 2 veces al día dé a oler separadamente leche, limón, naranja, cebolla, perfumes.

f. Ponga una vez al día una gola de limón, sal y azúcar en la boca.

SEGUNDO MES

El control por reflejo comienza a desaparecer a medida que las acciones se tornan voluntarias. Puede mantener la cabeza erguida en ángulo de 45º durante varios segundos. Coordina los sentidos: busca los sonidos; mama al ver el biberón o el pecho. Estudia los movimientos de su mano. Es capaz de demostrar disgusto, excitación o placer. Visualmente prefiere a las personas que a los objetos.

a. Coloque móviles, tanto en la cama como en el coche.

b. Coloque objetos que pueda sonar, atados a una cuerda y agítelos a 25 cms. de la vista del niño estando esté boca abajo.

c. Mantener por 10 minutos encendida la radio 3 veces al día, alternando música con conversación de locutores.

d. Coloque aros de colores en la mano.

e. Pase hielo envuelto en un pañal por la boca.

f. Déle a oler, tres veces al día, jugos de frutas o flores aromáticas.

TERCER MES

Cuando se encuentra boca abajo, mantiene el pecho erguido y la cabeza en alto por varios segundos.. Mueve los brazos y las piernas vigorosamente.. Murmura y arrulla.. Sigue con la vista los objetos en movimiento lento.. Se observa individualmente los dedos.. Se ríe fácil y espontáneamente.

a. Desplace objetos de colores llamativos en el campo visual y haciéndolos sonar.

b. Coloque un espejo frente al niño y muévalo de izquierda a derecha.C. Coloque móviles al alcance de él y provoque el movimiento llevando de la mano hasta él.

d. Encienda una linterna y haga que se produzcan seguimientos horizontales y verticales.

e. Con un sonajero o juguetes musicales produzca. ruidos en el oído derecho e izquierdo.

f. Al bañar al niño en una tina, introduzca bombas de colores dentro de la misma.

g. Dele a oler 2 veces diarias y en forma separada: 1. Agua de Rosas 2. Frutas 3. Flores

h. Tape la cara del niño con un pañal limpio por espacio de 10 segundos, retírelo y sonríale.
Celebrar con un “muy bien” cada ejercicio.

CUARTO MES

Cuando está sobre su barriga, da vueltas de lado a lado, mantiene la cabeza fija y erguida por un corto tiempo ahora puede enfocar a diferentes distancias, manotea los objetos, sigue la fuente del sonidos se ríe mientras socializa, se interesa en realizar nuevos sonidos e imita otros.

a. Tome la mano del niño, sujétela por la muñeca y desplace en el campo visual en sentido horizontal.

b. Cuando el niño esté boca arriba y despierto, déle un muñeco de goma que pueda llevarlo a la boca.

c. Cántele al niño al despertar y frecuentemente en el día.

d. Encienda la radio 3 veces al día.

e. Estando el niño en el porta-bebé, párese detrás y emita un sonido con una trompeta o pito alternativamente del lado derecho e izquierdo.

f. Varíe la temperatura del agua en la que es  bañado.

g. Frote con hielo, forrado en tela, los brazos, comenzando por la mano en sentido hacia el hombro.

h. Nombre de palabra los objetos que utiliza, como: tetero, taza, cucharilla.

i. Siéntelo 3 veces al día. Mueva las piernas como si anduviera en bicicleta.

QUINTO MES

Se voltea de boca arriba a boca abajo y viceversa, trata de alcanzar los objetos con una o ambas manos, puede pasar los objetos de una mano a otra, puede gruñir chillar y hacer “trompetillas”, al vocalizar imita las modulaciones y entonaciones de los adultos, llora para llamar la atención de los adultos, sonríe a las  caras y voces.

a. Siente al niño apoyado por almohadas frente a un espejo grande; generalmente el niño trata de tocar su imagen.

b. Tome un aro de color llamativo atado a una cuerda, coloque al niño boca abajo y cuando el niño trate de agarrarlo, hale el hilo.c. Haga sonar un reloj despertador frente al niño y escóndalo, mientras suena, con un pañal.

d. Aplique un pañal extendido en el rostro del niño, para que éste se lo quite; tener la precaución de no dejarlo más de un minuto.

e. Al bañarlo coloque objetos que floten.

f. Darle a oler: café, limón, perfumes y jabón de olor.

g. Encienda la radio detrás del niño varias veces al día.

h. Háblele al niño y nombre los alimentos que le ofrece.

i. Siéntelo en el porta-bebé 25-30 minutos, 3 veces al día.

j. Haga el movimiento de sí con la cabeza y pronuncie la palabra frente al niño.

SEXTO MES

Puede voltearse hacia atrás, se sienta con  ayuda, dirige las manos con la vista, alcanza rápidamente y sin titubeos cualquier cosa que ve, tiene cambios abruptos de temperamentos y de diferentes emociones, puede tornarse molesto ante extraños.

a. Cuando el padre tenga la cara llena de crema de afeitar, acérquele el niño tratando que toque el jabón y la cara.

b. Encienda la radio o el casette.

c. Sílbelo o toque un pito frente al niño.

d. Encienda la televisión mínimo a dos metros.

e. Déle a oler la comida antes de dársela.

f. Acuéstelo de lado.

g. Estimule los movimientos de gateo ofreciendo objetos con el niño boca abajo.

h. Repita los sonidos que él emite pá, má.

i. Palmee antes de alzarlo en brazos.

SEPTIMO MES

Se sienta solo, por minutos, se levanta sobre las manos y rodillas y se balancea, agarra, manipula, se lleva a la boca y tira los objetos, explora su cuerpo con la boca y las manos, atención más concentrada, entiende sus primeras palabras.

a. Cuando llueva acerque el niño a la ventana.

b. Juegue al escondite con un pañal frente al bebé.

c. Encienda la radio 4 veces al día.

d. Déle alimentos con cucharilla y permítale que revuelva los alimentos blandos.

e. Métale la mano en talco o arena.

f. Déle a jugar con tacos.

g. Practicar el baño siempre a la misma hora.

h. En su silla de comer lleve al niño a la hora de la comida de los adultos e intégrelo a los sitios de sus labores en su hogar.

OCTAVO MES

Gatea, inicialmente hacia adelante o hacia atrás., se sienta solo, por varios minutos, comienza a desarrollar la habilidad de agarrar tipo pinza, con sus dedos pulgares e índice, suele pasar largas horas examinando la comida, aplaude y saluda con las manos, retiene pequeñas series de eventos de un pasado inmediato,  balbucea una variedad de sonidos, disfruta de juegos tales como “topetope” y “aquí no se come carne”.

a. Cuando Ud. bañe al niño, lo vista, lo alimente o juegue con él, nómbrele los objetos, modulando lenta y bien los labios, para que el niño oiga y vea el ejercicio.

b. Enséñelo a decir adiós cuando se despide de alguien.c. Emita sonidos con su lengua y sáquela fuera de la boca.

d. Tire objetos al suelo y luego déselos al niño para que lo imite.

e. Haga palmas con las manos del niño.

f. Haga que el niño agarre trocitos de pan o corazón de arepa.

g. Estando sentado el niño, coloque a distancia objetos llamativos para incitar al gateo; se habla que los niños que gatean, cuando adultos tienen más sentido de la distancia y profundidad.

h. Enseñe al niño juegos que manejen objetos de diferentes tamaños y formas como tacos, pirámides, etc.

i. Esconda su cara dentro de un pañal para que el niño busque el rostro de su madre.

j. Permítale al niño agarrar ciertos alimentos.

k. Al bañar al niño toque su cabeza, ojos, nariz, boca y orejas y diga el nombre.

NOVENO MES

Puede subir escaleras gateando, puede pararse con o sin ayudas, se acerca para agarrar los objetos con los dedos y el pulgar, sigue algunas instrucciones simples, puede mantener una serie de ideas en mente.

a. Coloque un espejo irrompible delante al niño y esconda la cara detrás del espejo.

b. Trate que el niño emita sonidos de artefactos eléctricos, RA. RA. RA. RA.

c. Que el niño introduzca sus manos en recipientes llenos de granos.d. Repita los parloteos del niño.

e. Nombre los objetos que el niño agarre.

f. Dele a oler: Comida ó Shampoog. Estando el niño acostado boca arriba en las piernas de la madre, tocar la boca, nariz y ojos, pronunciando el nombre de ellos.

DÉCIMO MES

Se para con poca ayuda, da pasos alrededor de los muebles, estando de pie, se sienta, disfruta jugando con agua, muestra interés en poner cosas juntas, busca objetos escondidos si ve dónde se esconden, entiende y obedece algunas palabras y órdenes, intentos de decir adiós, hace arepitas al ritmo de canciones infantiles,  comprende el significado de la palabra no, intenta caminar y emite comunicación gestual.

a . Colóquelo frente al espejo.

b. Cámbielo de ambiente en la casa.

c. Sáquelo del hogar una vez al día.

d. Déle campanas de diferentes sonidos.

e. Coloque frente al niño objetos de diferente textura.

f. Dígale mamá y papá.

g. Enséñelo a decir adiós y a dar palmadas.

h. Llámelo por su nombre.

9. Esté pendiente de la hora de hacer pupu, para colocarlo en el vaso de cama

DÉCIMO PRIMER MES

Se para solo, camina alrededor de los muebles, puede dar uno o dos pasos sin sostenerse, sube escalones,  intencionalmente coloca objetos, stá consciente de sus propias acciones y algunas de sus consecuencias,  busca aprobación y rechaza las prohibiciones.

a. Enséñele al niño revistas y dibujos de colores.

b. Al ver un animal emita el ruido correspondiente a la especie.

c. Encienda un fósforo y enséñelo a soplar.

d. Repita las acciones aprendidas con palabras: “vamos a bañarte”, “vamos a comer”.

e. Apoye al niño sobre una silla para mantenerlo de pie.

f. Prenda y apague el radio frente al niño.

g. Ofrecer un frasco transparente con objetos dentro.

h. Enséñelo a encender la luz con el interruptor.

i. Al bañarlo toque las partes de su cuerpo, diciéndole las palabras.

DÉCIMO SEGUNDO MES

Muestra algunas combinaciones de pararse, caminar y pasear, alcanza con certeza los objetos mientras mira a otro lado, pone objetos juntos en vez de dejarlos separados, expresa muchas emociones, se distingue a sí mismo de los demás.

a. Camine con el niño tomado de la mano y suéltelo breves momentos.

b. Coloque en una caja, granos de maíz y hágalos sonar, extrayendo su contenido.

c. Estimule el lanzamiento de la pelota.

d. Busque 5-6 cajas de diferentes tamaños y enséñelo a introducirlas una dentro de la otra.

e. Haga garabatos con lápiz rojo.

f. Enséñele a recoger papeles y tirarlos en el cesto de la basura.

g. Enséñele a sostener solo el tetero.

h. Si lo ve manoseando sus genitales, no pegarle ni regañarlo.

ESTIMULACIÓN DEL SISTEMA NERVIOSO EN EL SEGUNDO AÑO DE VIDA
13-15 mes de vida
Lenguaje:

– Señalar objetos y personas al nombrarlos.

– Preguntar algún objeto o persona que el niño conoce. Trate que el niño lo imite y felicítelo cuando señale el objeto.

– Enseñe el significado de la palabra NO.

– Enseñe las cosas que no debe tocar, siento extensivo a las demás personas que viven con el niño. Si toca algo que no deba, quítele el objeto con autoridad pero sin acción y expresión de regaño, de seguido trate de distraerlo con otra cosa, ej. no toques el enchufe porque pega corriente, no metas el dedo en el fuego porque te quemas.

– Muéstrele dibujos con objetos tales como: pelota, taza, plato, tetero, perro, gato. Procure que diga el nombre del dibujo.

– Muestre fotos de papá y mamá repitiendo el nombre.

– Al vestir al niño nombre las prendas a medida que las coloca.

– Cántele una canción imprimiendo movimientos de baile, cuando lo imite celébrelo aplaudiendo.

Área Cognitiva:

– Enseñe al niño a meter y sacar los objetos en una caja sin tirarlos

– asegúrese que guarde los objetos al terminar.Emplee juguetes que lo familiaricen con la idea de fuera dentro, arriba, abajo, más grande, más pequeño.Pregúntele dónde están las partes del cuerpo, si lo hace frente a un espejo mejor, porque puede verse a si mismo.Enseñe a construir torres con tacos o cubos, aplauda al terminar.

Área Táctil:

– Promueva la palpación de la corteza de los árboles, hierbas, tacto suave de un pétalo, piel de gato o perro. Haga que juegue con agua y juguetes que floten.

Área Motora:

Enseñe a que ruede la pelota en el piso.

Haga que otra persona arroje la pelota,  que la de vuelta de la pelota progresivamente sea más lejos.

Manipulación de botones, timbres, swiche de luz, haga que tire la cuerda de juguetes que se muevan.

Enseñe a meter aros por un palito, usando aros de color, aplauda cada intento.

Enseñe a marcar con un creyón.Use triángulo, cuadrado y círculo para que los puedan introducir en bajo relieve.Practique con el niño subir escaleras, haciendo que suba y baje agarrado del pasamanos.Enseñe a mecerse el niño.
Área de Hábitos:

Enseñe a tomar y beber una taza usando las dos manos y sujetándolo Ud. por detrás.

Practique con líquidos.Ayude a llevarse la cucharilla a la boca empezando con alimentos que le gusten.

Vestido:

Promueva que el niño colabore cuando lo vistan

– meta la mano por la manga. Verhalmente indique levante el pie y si no lo hace ayúdelo guiando el movimiento.

– Enseñe dibujos tratando que el niño pase las páginas dellibro.

– Enseñe al niño a señalar objetos o personas señalando, Ej. este es papá, esta es.mamá. dame la pelota.

– Si va al automercado déjelo que ayude a escoger cosas y comprarlas, Ej. leche, pan, harina.

– Al salir a la calle señale y nombre objetos, Ej. carro, árbol, autobús.

– Haga que el niño responda a su nombre al llamarlo.- Enseñe al niño a imitar juegos de otros niños.

– Enseñe Tareas fáciles como recoger un zapato o traer un objeto.

– Promueva a juegos estando solo acercándose Ud. para que vea que no está solo.

– Describa las partes de la casa pronunciando su nombre este es el baño, comedor etc.

– Haga que la niña abrace una muñeca imitándola a Ud.

-Meza las muñecas frente al niño.

– Enseñe al niño a hacer mueca

Read Full Post »

Older Posts »